Por el precio de un Frigopie, mucho más divertido a la par que con peor sabor puedes tener el magnífico libro inspirado en el blog. Pulsa en este enlace y disfruta: Si lo sé, no crezco: Las historias de MundoAcido Aprovecha esta oportunidad de leer el libro del que todos están hablando y cuando digo todos me refiero a algunos miembros de mi familia.

13 marzo 2007

Tengo que ir al dentista

Todos los dolores son malos, pero hay uno que es el papa del resto de los dolores: el dolor de muelas. Uno vive feliz viendo la vida pasar, "disfrutando" del trabajo y llega un buen dia y la muela cobra vida y se transforma en la personificación del diablo pero en malo. Te provoca un dolor que va desde la barbilla hasta detras del ojo, que te lo arrancarias si con eso se calmara.

Si el dolor no es suficiente decide que es un buen momento para empezar a echar "algo" con un sabor horrible, indescriptible.

Mi primera reacción fue la que hago siempre ante cualquier problema, intentar ignorarlo, pero la muela es un ser tozudo y no ceja en su empeño de fastidiar a su dueño, así que por simpatía el resto de los dientes empiezan a tocar las narices también. Llego un día que si hubiera podido me los hubiera arrancado todos y ale a disfrutar del maravilloso mundo de las sopas desde aquel día.

Pero como al final todos tenemos nuestro aguante, acabé transigiendo y fui al dentista. Esto es como ir a la Inquisición para confesar algunos pecadillos. Tu al dentista no puedes hablarle normal, no, lo primero que hace es tumbarte en una especie de sillón de barbero que se inclina hasta ponerte horizontal, te pone un flexo en la cara, un tubo en la boca, se pone una mascarilla, se arma con un gancho y te dice:

- "Cuentame que te notas".

- Basicamente miedo

- En los dientes

- ej quue mje njoto ujjn djoolor ahíííí aaahh djolor djolor

Como quieren que les expliques algo mientras tienes dos tubos en la boca y te van pinchando las muelas. Después te quita los tubos apaga el flexo, que para aquella te da igual porque ves lucecitas por todas partes, que es como si te hubieras tomado un tripi del tamaño de una sandía, y te dice:

- Veo que tienes las 35, 37 y 43 para empastar, la muela del juicio te ha salido torcida habrá que operar para sacarla y hay que hacer una limpieza pero por lo demás se ve bastante bien.

Que lo demás debe ser la lengua que debe tener buen color. Y salí de alli con más miedo del que entre porque si no fuera suficiente el tener la certeza de que me van ha hacer daño encima voy a pagar por que me duela :(

Esto de los dientes está mal montado:

Es la unica parte del cuerpo que es así. De pequeños no tenemos, por ejemplo, brazos de leche que se nos caen y después nos salen los brazos de verdad. Tu no ves niños por la calle que le salgan las manos de los hombros porque esten comenzando a cambiar los brazos, pero los dientes sí.

Después tu vas al médico porque te duele un brazo y vas tranquilo porque sabes que no te lo va a arrancar pero los dientes sí.

Si te duele el estomago y vas al medico no te lo patea para ver de donde viene el dolor, pero si te duelen los dientes te clavan un ganchito para ver donde duele más, el único medico que hace es el traumatologo, que tu vas todo dolorido y te empieza a retorcer a ver que tienes.

El caso es que ya he comenzado mi periplo dentistico y... ... tengo miedo, que seguro que me duele

2 comentarios:

halsito dijo...

Sí, el tema de la boca es bastante jodido. Aunque yo desde que me quitaron todas las muelas del juicio (así me he quedado) hace 4 años, no he vuelto a tener problemas bucales. No será que en fondo te dolerá más por el bolsillo que por la piñata? :P

Etiam dijo...

Chiquillo...come kitkat blanco, es buenísimo para las caries, te lo certifico con una amplia sonrisa de oreja a oreja y cinco muelas bien empastaditas. Que te sea leve la torturilla XD