Por el precio de un Frigopie, mucho más divertido a la par que con peor sabor puedes tener el magnífico libro inspirado en el blog. Pulsa en este enlace y disfruta: Si lo sé, no crezco: Las historias de MundoAcido Aprovecha esta oportunidad de leer el libro del que todos están hablando y cuando digo todos me refiero a algunos miembros de mi familia.

25 julio 2007

Remember - De obras en el baño (Parte II)

Realmente el vecino de abajo, al que hice una nueva ventana (ver entrada anterior), ni montó ni en cólera ni en ningún otro sentimiento. Resultaron ser una pareja de esas que quedan pocas, se chillaban todas las noches, bueno ella chillaba el balbuceaba palabras. El tema del agujerito lo llevaron bastante bien, no puedo decir lo mismo de las humedades, al montar las tuberías del baño en mi ignorancia y en la soledad de una tarde de invierno se me olvidó colocar esparto en los tapones, esto que parece insignificante no lo es tanto. Tu te olvidas el esparto y en una semana en el piso de abajo salen los jardines colgantes de babilonia en edición de bolsillo.
El vecino balbuceador vino a verme y entre el que balbuceaba y yo que cuando me pongo nervioso hablo como el Ozores la conversación parecida cifrada o como mínimo digna de salir en “Los bingueros”.
Cuando baje a su piso me di cuenta de las costumbres de esta exótica pareja, todo el piso estaba lleno de ropa en montoncitos cuidadosamente desordenados, en el mejor de los casos, o esparcidos cual vertedero en el peor de los mismos. Sobre una mesa estaban todo tipo de botellas que, como diría Ferry Pratchet, parecían hechas por un soplador de vidrio borracho que en ese momento tuviera hipo, en algunas de ellas habían velas en otras colillas y en todas mugre. Una mugre más antigua que los propios dueños de las botellas.
Tras ver que la humedad había provocado un ecosistema propio en el baño con una especie de lianas que colgaban rodeándolo todo. El seguro de mi piso se hizo cargo de todo, incluida la colocación de esparto en el tapón.
De mi antiguo lavabo se podría escribir una novela para él solo. Era un lavabo que reinventó el término pequeño, no es que no pudiera estar mi mujer secándose el pelo mientras yo me afeitaba, no. Es que no podía estar yo mientras YO me afeitaba. El amigo que me ayudó en la instalación de agua nos hizo ver que era muy feo que al abrir la puerta vieras la ducha así que tras un detallado estudio de 5 minutos decidimos mover la ducha a la izquierda de la puerta el wc al lado de la ducha y lavamanos enfrente la puerta, con lo que quedaría una baldosa de 50x50cm para hacer bailes regionales o lo que tuviéramos a bien hacer en el baño.
Preparamos todos los desagües y llego el albañil. Este hombre, que a la postre era mi primo, me dijo que el plato de ducha no tenia altura suficiente para el desagüe, que el lavamanos no podía estar tan bajo por la altura de las entradas de agua y que el WC no cabía.
Cuando te planteas remodelar el baño lo que es la taza es de esas cosas que sabes que echaras de menos si no la pones desde el primer día. Así que descartamos la idea de suprimir la taza, no se planteó en ningún momento. La solución fue esta:
1. Hacer un pequeño escalón y colocar el lavamanos encima. Con lo que lavarse la cara era del todo incomodo con la pica que te llega a medio pecho y sin poder meter las manos bien.
2. Comprar un miniplato de ducha, fuera de todo estándar. Además para darle la altura necesaria tuvimos que elevar el plato unos cincuenta centímetros. Además como era tan enana no se hacían mamparas de baño en ese tamaño con lo que solo pudimos poner una cortina. Yo me apunté al gimnasio solo para ducharme. Nadie se puede imaginar lo que es ducharse montado en un podio a lo gogo, envuelto con una cortina de plástico que cuando te echabas el primer agua se te pegaba al cuerpo como si fuera con velcro. Era ducharse como si te hubieran puesto una bolsa de plástico en la cabeza.
3. La taza la tuvimos que subir un poco y montar la cisterna un poco en el plato de ducha… un poco triste la verdad
Eso si para compensar lo pusimos todo con unos colores preciosos y con lacitos, asi que cuando la gente entraba en el baño siempre decía “Que mono” a lo que yo respondía “Te lo cambio”.

4 comentarios:

coletas dijo...

decididamente tengo que dejar de leer tu blog en el curro, las carcajadas han hecho bajar hasta a mi jefe del piso de arriba jajaja

Anónimo dijo...

Señor x ,hoy tenia un día de esos más bién bajillos (será el tiempo ,yo le echo a él la culpa de todo ,como no se queja )pero tu baño me ha hecho reir un montón,tanto como cuando hablo con mi mejor amiga ,que quizá conozcas.

Sr.Acido dijo...

coletas y, creo que no me equivoco, anonimo granadino Muchas gracias, lo suyo es que sirva para echarse unas risas. El dia que todo salga bien a la primera no tendrá gracia (aunque por una vez ya podría pasar)

iratxina dijo...

Yo ya tengo adiccion a tu blog! es como ver el club de la comedia, te imagino en cada situacion y me descojono!gracias por risas! :D