Por el precio de un Frigopie, mucho más divertido a la par que con peor sabor puedes tener el magnífico libro inspirado en el blog. Pulsa en este enlace y disfruta: Si lo sé, no crezco: Las historias de MundoAcido Aprovecha esta oportunidad de leer el libro del que todos están hablando y cuando digo todos me refiero a algunos miembros de mi familia.

16 mayo 2007

El step esa maquina del infierno

Lo que tiene volver al gimnasio es que te reencuentras con viejos amigos, en especial con mis "amigas" las maquinas de tortur... digo de fitness / pesas.

De entre ellas hay que destacar la maquina de steps. Comparada con sus compañeras podíamos decir que no llama mucho la atención, si pudiera sería de esas máquinas que se quedan en la barra del bar mientras todas las demás bailan y desde su esquina va llamando la atención de los incautos que se puedan fijar en ella.

Las que hay en mi gimnasio no son nada del otro mundo, son de la marca Fitnessfirst y consta de una columna de la que salen dos reposapies alzados que al pisarlos bajan, un manillar diseñado por alguien que no tenía pensado subirse nunca y una pantalla donde pones tus datos.

En mi plan de trabajo consta que me tengo que pelear contra esta maquina dos veces por semana durante diez minutos, así que ayer me armé de valor y con dos zancadas decididas me planté a su lado. La mire desafiante y sin subirme marqué el programa de cardio para mantener las pulsaciones constantes en 160 por minuto (mi idea era no morir ese día). Esa mañana estando tranquilo rondaba las 90 pulsaciones (un corazón sanote el mio :P ).

La máquina marca lo que serían la salida... me subo... se bajan los dos steps, la máquina detecta que mis pulsaciones están muy por debajo de los 160 así que me castiga frenando los steps a su máxima potencia. Para conseguir que subieran los steps tengo que apoyarme en el manillar con las dos manos y levantarme con la fuerza de mis brazos (que no es mucha), los malditos steps suben a la vez, vuelvo a apoyarme en ellos y cuando comienzan a bajar vuelvo a impulsarme con brazos y piernas hasta que consigo que los malnacidos peldaños dejen de ir juntitos arriba y abajo, entonces le movimiento ya parecía más lo que me habían explicado que tenía que ser.

Con todo este esfuerzo mi corazón iba a 180 pulsaciones, cuando se dio cuenta la máquina y viendo que a mí se me podía tomar el pulso por la vena de la frente decidió quitarme toda resistencia justo en el momento en que estaba en el máximo esfuerzo, con lo que sonó "iuuuuuuuplankplankplanplankmierdamierdamierda" mientra los dos steps iban como locos bajando y subiendo descontrolados, yo intentado mantenerme de pie, mientras que buscaba el manillar con las manos y mis pies resbalaban contoneandome como si estuviera bailando perreo en arenas movedizas, volví a quedarme medio levitando solo sostenido por las fuerza de mis brazos que era mucho menos que antes.

Mientras la maquina en la pantallita me iba poniendo "mantenga el ritmo". Solte fuerza de brazos y los dos steps otra vez juntitos volvieron a bajar. Misteriosamente mis pulsaciones habian bajado hasta las 140 y cuando levanté un pie la maquina volvió a subir la resistencia.

A todo esto a mi lado había un hombre con 326 años que iba haciendo steps tranquilamente mientras miraba el espectaculo que estaba haciendo, yo le devolví la mirada transmitiendo el mensaje con los ojos de: "El monitor me ha dicho que lo haga así". Pero seguro que entendió algo así como: "SALVAME". Porque me dijo algo así como que con la practica ya me sería mas fácil.

Con la resistencia a un nivel más que aceptable empecé a pedirle a mi corazón que por favor no subiera las pulsaciones, prefería que doliera a que me volviera a cambiar la intensidad a medio pedaleo. Pero mi corazón, que debe ser sordo, volvió a ponerse a 190. Una luz roja se encendió en la maquina, latía tan fuerte que se podían leer mis pulsaciones en las tres maquinas de steps y dos bicicletas.

Estoy firmemente convencido de que la maquina se planteó matarme en ese momento, pero como bien dice la primera ley de la robotica: "Un robot no puede
hacerle daño a un ser humano, ni por omision, permitir que un ser
humano sufra daño." En el ultimo momento toda resistencia. Por delante de mí pasó mi vida en diapositivas, exactamente pasaron dos (nunca negué que tenía una memoria pesima), pero pensé: "los hombres hemos escalado las cimas más altas, hemos bajado a las más profundas gargantas, no puedo decepcionar a mi especie, por mi orgullo que consigo mantener el ritmo." Comencé a mover los pies como le habia visto hacer a otros, comencé a balancer mi cuerpo para compensar el peso, el mundo se reducía a una lucha hombre-maquina. Ganó la máquina y acabé con los dos pies en el suelo...

Yo no tengo fuerza de voluntad... soy cabezón y mañana volveré a por ella.

5 comentarios:

halsito dijo...

No puede ser, voy a mirar en youtube. Seguro que los de tu gimnasio pusieron una cámara oculta y pusieron el video en Interné XD

Etiam dijo...

´Después de leer el comentario de Halsito, yo también quiero ver ese vídeo XD habría que verte subido en ese aparatejo juasjuas

felisuko dijo...

joer que bueno, si hay video en youtube ya pasareis el link (jejeje)
Fijo que el sofware de control de los sistemas hidraulicos tenia algun bug.
Yo creo que el mejor sistema para practicar steps es subir unas buenas escaleras estilo rocky....
saludos.

coletas dijo...

como te comprendo...es más he hecho una especie de segunda parte de tu post pero con experiencias propias jajaj al menos tu sufrimiento sirve de inspiración...ánimo esas máquinas no podrán con nosotros!!!

Doctor dijo...

Mmmm fascinante blog.

Saludos del Doctor, Crítico insolente de Blogs

http://elburladordemitos.blogspot.com/