Por el precio de un Frigopie, mucho más divertido a la par que con peor sabor puedes tener el magnífico libro inspirado en el blog. Pulsa en este enlace y disfruta: Si lo sé, no crezco: Las historias de MundoAcido Aprovecha esta oportunidad de leer el libro del que todos están hablando y cuando digo todos me refiero a algunos miembros de mi familia.

24 junio 2008

Scotland the brave

El domingo llegamos de Escocia, aunque una parte de mi se quedó perdida por las montañas que encierran al lago Ness.

Escocia es espectacular, tentado estuve de quitarme pantalones y gallumbos, robarle una falda a mi mujer y lanzarme montaña a través como si de un picto cualquiera se tratara, si algo me frenó es, ante todo, un sentido de la vergüenza desarrollado como si fuera el sentido aracnido de spiderman y en segundo lugar que los pictos se hubieran removido en sus tumulos al verme con una falda de algodón, larga hasta los tobillos y acabada con flecos.

Escocia es para perderse, pero como si de un articulo de enciclopedia se tratara voy a pasar a desmenuzar y organizar por apartados mis impresiones.

Los Nativos

También conocidos como escoceses. Lo primero que llama la atención es lo parecidos que son la mayoría, los hombres pelirrojos y con cara de niños que acaban de romper la vajilla familiar jugando a rugby en la cocina y las chicas pelirrojas con cara risueña y como si acabaran de tomarse unos chupitos.

Un escocés de a pie habla, su estado natural es hablar. A pesar de que mi ingles es para que se plantearan echarme del país, como me quedara mirando a alguien diez segundos ya me estaba hablando, hablando despacico para que pudiera seguirle, pero hablando sin parar. Muchas veces me encontraba en la difícil situación de que, tras preguntarle dos veces qué estaba diciendo, tenía que poner cara de “Ahora si que lo estoy entendiendo todo” y jugar a imitar su cara, que él se ríe yo me río, si el se pone serio yo me pongo serio, si suena a pregunta yo digo “Ofcoursallrightnowbye” y pego media vuelta.

Un escocés es como un ninja, da igual en que punto de Escocia se encuentre que a las 18h estará en un pub, allí donde estuviera se puede ver una cortina de humo y en cuanto se disipa ya no hay nada. Ibamos a las18:30h por la calle y parecía la peli de 28 días.

El clima.

Este apartado se podría resumir diciendo: LLUEVE. Llueve como no he visto en ningún sitio, solo para el tiempo suficiente para que se vuelvan a formar las nubes. El hombre del tiempo tiene el mejor trabajo del mundo, solo tiene que decir si lloverá mucho o lloverá más.

Es una lluvia inteligente, a la par que con una mala leche que asusta. Primero te tienta escampandose un poco y dejando pasar un poco el sol para que cuando te has cogido unos fish & chips (de los que ya hablaré más adelante) rompa a llover como si quisiera crear un río por la calle donde estas caminando.

En la zona de Thurso, no llueve tanto pero se compensa con un viento de los que hace que las gaviotas vuelen de culo.

La fauna.

¿Edgar Allan Poe era escocés? No lo digo porque fuera un animal, aunque la verdad no lo conozco suficiente, lo digo por su fijación por los cuervos. Lo que en Barcelona serían palomas en Escocia son cuervos. En un primer momento los miraba encantado, me encantan los cuervos (sobretodo rebozados), pero cuando ves que te estas comiendo un bocata y se te pone un par delante, o que te paras un momento y las gaviotas y los cuervos comienzan a volarte en circulos te dan ganas de gritarles: “ESTOY SANISIMO Y NO ME PIENSO MORIR”, verdad a la que no podía aportar pruebas porque una tos de perro sarnoso que no consigo quitarme de encima.

En escocia también hay ovejas. En realidad las ovejas son los verdaderos nativos de escocia pero tienen corrales donde crían a escoceses. En toda mi vida he visto esa concentración de ovejas por metro cuadrado. Además que las trasquila el Llongueras de los pastores porque les hace unos peinados que ni en Cibeles se ha visto nada parecido. Una oveja es un animal que se fija mucho, se fija atentamente para ver el momento justo para echar a correr, tienen un miedo solo superado por los conejos. Las ovejas son básicamente de dos colores pero tienen todas las combinaciones posibles de ambos: cuerpo blanco cara blanca, cuerpo blanco cara y culo negros, cuerpo y cara negros, cuerpo blanco a manchas blancas (de este último todavía estoy dudando de que no fuera una vaca enana peluda).

Cerca de Inverness también se pueden ver delfines, ibamos con la completa seguridad de que no veríamos ninguno, pero fue llegar y unos seis delfines comenzaron a saltar y juguetear frente a la orilla, un espectáculo digno de ver. Por si alguno tiene la duda lo aclaro, los delfines no son pelirrojos.

En las islas Orkney pudimos ver focas, una foca es graciosa y bonica de pequeña y gorda y peluda de mayor. Debe ser que cuando se casan de dejan de cuidar al haber conseguido a su foco y el foco se debe pasar el día con la cerveza y el güisquito (seguro que ellas también tienen sus destilerías, allí una asignatura de primaria es “Destilación de güisqui”) También vimos unos pájaros de pico multicolor, que el guía me estuvo repitiendo su nombre hasta que conteste “Ofcoursallrightnowbye” dándome cuenta de que el bye sobraba al no tener la intención de saltar de la barca.

También hay vacas, en menor cantidad que ovejas cosa que es normal, no puede haber nada en una concentración igual que las ovejas o necesitarían otra Escocia para guardarlo. Hay vacas normales (entiéndase por normales las que se estilan por España), hay vacas como pintadas con desgana (con los colores descoloridos y gastados por zonas) y hay unas vacas peludas de una cornamenta que si estuviera en España ya la estarían toreando, la cornamente es inversamente proporcional a su valentía, me bajé del coche para echarle unas fotos ella me miró con cara de vaca yo la miré con cara de ternera degollada, dio un respingo hacia adelante, se volteó y comenzó a correr hacia su corral a la par que yo corría hacia el coche. Que una vaca será muy mansa pero si me intenta apartar de un cabezazo hace un pinchito de David.



La comida.

Aquí viene lo malo. Se nota mucho que el que enseñó a cocinar a los escoceses no estaba de buen humor ese día. Cuando me dijeron que su plato típico era el fish & chips quise probarlo. Para comenzar el pescado en cuestión se llama Hadock, sí sí habéis leído bien como el “amigo” de Tintín. Es un pescado soso. Pero eso no es problema por que le hacen un rebozado como si fuera un pescado antidisturbios, es un rebozado preparado para resistir el impacto de balas de un calibre considerable sin inmutarse. El buen chaval que me vendió el fish and chips estaba como si se hubiera tomado un par de diacepanes acompañados de una infusión de amapolas. - Please give some sauces…

- What sauces do you have? – digo en un ingles más que digno

- TomatmahosehauppadhammonHP- … Excuse me, can you repeat

- TomatmahosehauppadhammonHP – y lo repitió, si es que a obediente no le gana nadie

- Give two de ketchup – Ahora mismo no estaba para acordarme ni del orden de las frases ni de las preposiciones – and two de – no me acordaba como se decía mayonesa, así que empece a decirle los ingredientes como si esperara que me la prepara en ese momento – eggs oil removed, egg, eggs, sauce of eggs, eggs, huevos, quiero huevos en salsa, eggs, salsa de eggs…

- Mahonesa – dijo mi mujer tras de mi

- Aaaah Mahonesa – Si es que todo es más sencillo de lo que parece.

La conducción.

En Inglaterra conducen al revés, esto es por la derech.. no por la izquierda… siempre me lío, conducen al reves y ya está. Alquilamos un coche, fue salir del parquing y me encuentro una rotonda de 4 carriles y esta al punto de echarme a llorar. Había enchufado el gps y justo en ese momento se encontró con sus satélites amigos.

Mi GPS tiene muy mal despertar y lo hace como tonto, dando instrucciones a lo loco.

- En la rotonda gire a la derecha ercera salida – cuando se pone nervioso se come alguna letra.

- Cállate, que aquí conducen mal – le conteste

- Gire cuando sea posible- Te quieres esperar que todavía me mataré que no se por donde me vienen los coches – pero como el GPS no tiene orejas pasaba olímpicamente de mi

- Tercera salida

- La leche que te dieron – y me metí en la rotonda igual que un torero (espíritu español)

Lo bueno es que en Escocia no pitan nunca, tu te puedes quedar parado en un semáforo viendo como cambia a verde tres veces y el de atrás te adelanta pero no te pita, ni te insulta, da por sentado que eres tonto y se marcha.

¿Qué mas puedo decir? Escocia es para verla durante muchos días, es para perderse en los bosques, para esperar que te salga el monstruo (que seguro tiene forma de oveja gigante), para llevarte comida de casa y ni acercarte a los chiringuitos de fish & chips… Algún día volveremos, y para entonces prometo aprender más inglés.



Aqui encontrareis el link al album por si quereis ver más fotos.

1 comentario:

coletas dijo...

JOOOOOOOOOOOO que bonito, queremos más relato!!!! y que jodía es la vuelta ehhhhhhhh?